La prospección comercial por teléfono se enfrenta a una primera barrera: ¿contestará la persona que llama o no? En efecto, consciente o inconscientemente, cuando recibimos una llamada, es el nombre o el número de teléfono que aparece en la pantalla lo que decide que aceptemos o rechacemos la llamada. Esta decisión se toma en 1 segundo.
En el marco de su prospección comercial, su corresponsal elegirá por tanto en 1 segundo si puede hablar con él o si no tiene otra opción que dejarle un mensaje en su contestador.

Cuando llamas a un prospecto por su línea directa y no te conoce, y mucho menos tu número de teléfono, ¿cómo consigues que tome tu llamada?