Según coinciden todos los expertos, la pandemia de COVID-19 está provocando una recesión económica en los mercados mundiales. La gran reducción de personal en casi todas las industrias, así como la drástica caída en la demanda de ciertos productos y servicios ha dejado a muchas empresas luchando por mantenerse al día. Muchas incluso se preguntan cómo van a sobrevivir las próximas semanas y meses.

Como un aspecto más del modelo de negocio del que dependen tanto las grandes corporaciones como las PYMES, los call center han sentido la tensión. Muchos han experimentado un volumen explosivo de llamadas sin tener suficientes agentes a mano para gestionarlo. Ello se traduce en miles de clientes atrapados en casa, aguantando interminablemente en espera y cada vez más frustrados y desesperados.

Sin embargo, dadas las restricciones al contacto personal y a la aventura en el exterior, así como los generalizados cierres de negocios, los centros de llamadas pueden ser un activo mayor que nunca. Este artículo destaca cómo la solución de call center de RingOver puede ayudarle no sólo a gestionar la tormenta, sino a utilizar los desafíos únicos de hoy como una oportunidad para crecer:


1. Acceso virtual mundial a través de la nube

2. Seguimiento en tiempo real de la actividad telefónica de su equipo

3. Maximizar las capacidades de su IVR

4. Instrumentos de colaboración intuitivos

5. Línea dedicada a la crisis



1. Acceso virtual mundial a través de la nube:




2. Rastreo en tiempo real de la actividad telefónica de su equipo:


dashboard llamadas en curso



3. Maximizar las capacidades de su IVR:




Consulte aquí nuestro artículo sobre cómo configurar su servidor de voz interactivo.

functionalidades


4. Herramientas de colaboración intuitivas: