Estamos todos de acuerdo en que la pandemia mundial ha acelerado la transformación digital a velocidades insospechadas, trasladando los sistemas educativos y las rutinas de trabajo al mundo digital. Estamos en plena cuesta de septiembre y toca ponerse las pilas con las últimas novedades.

Poco a poco hemos ido instaurando unas políticas de trabajo semipresenciales y es que, gracias a las nuevas tecnologías y, concretamente, gracias a una buena conexión a internet y herramientas específicas, podemos teletrabajar desde cualquier lugar.

Si bien el cambio ha venido impulsado por fuerzas mayores, los propios trabajadores en su mayoría apoyan este modelo de trabajo híbrido. Así lo demostraban los resultados de la encuesta realizada en nuestra página de Linkedin, con un 70% a favor del modelo híbrido que combina trabajo en remoto con trabajo presencial.

Expresiones como first remote o hot desking son términos bastante nuevos que cada vez escuchamos más. Nuevas formas de organizar el espacio de trabajo y los horarios. La vuelta al cole ya no es solo colores, cuadernos nuevos y pupitres con olor a tiza. Ahora las pantallas desde casa predominan a raíz de la evolución que el paradigma educativo y profesional ha sufrido.
Entonces, ¿cómo logramos gestionar equipos en remoto y suplantar las reuniones face to face? Con herramientas tipo Ringover es mucho más sencillo.

Trabajo deslocalizado Vs Trabajo presencial


Ya en septiembre del año pasado el BOE publicó la primera ley sobre el teletrabajo. Pero imagínate lo que ha llegado a cambiar todo en un año que el 10 de julio de este año publicaron la Ley 10/2021, la versión actualizada de la anterior que ayuda a regular el trabajo a distancia y el teletrabajo.

Te preguntarás, ¿qué diferencia hay exactamente entre teletrabajo y trabajo a distancia?, porque, a priori, pueden parecer lo mismo. Pero no. Por un lado el trabajo a distancia es el que “se presta en el domicilio del trabajador o lugar escogido durante su jornada o parte de ella”, con carácter regular. Por otro lado, el teletrabajo “se lleva a cabo mediante el uso de sistemas informáticos o telemáticos”. Ambas modalidades junto con el trabajo presencial tienen sus pros y sus contras.

Trabajar unos días desde casa puede tener un efecto beneficioso, disminuyendo incluso el nivel de estrés laboral. Tener la opción de teletrabajar ayuda a la conciliación de vida personal y laboral, facilita la flexibilidad de horarios y reduce costes. En casa puedes sentirte un poco solo pero supone tener menos distracciones y para según qué tareas, como por ejemplo redactar contenido, es preferible la tranquilidad de casa antes que estar en pleno bullicio de una oficina.

¿Qué es la telefonía cloud?


Pongámoslo fácil. La telefonía cloud (o telefonía IP) es la harina que tu utilizas para hacer pan.

A ver. Obviamente no de forma literal.

Me refiero a que la telefonía cloud es la base de todas las comunicaciones online. Se trata del transporte del mensaje de voz a través de los medios digitales. Además, este tipo de telefonía también favorece la integración de múltiples sistemas en uno.

Cambiar de la telefonía tradicional a una telefonía en la nube te aporta la posibilidad de tener una centralita virtual configurable, un software para gestionar el call center, números virtuales con los que llamar a diferentes países sin coste alguno ¡y mucho más!

Entonces, ¿cómo puede ayudar esto a tu empresa?


Esta transición ha puesto en evidencia la gran carencia de la que sufren muchas de empresas cuando se habla de flexibilidad y nuevos entornos laborales. Por lo general, un gran número de negocios se han basado en estructuras y organizaciones tradicionales pero, si los tiempos cambian, ¿por qué no adaptarse a ellos? Aunque sea de forma paulatina, incluyendo cambios poco a poco y siempre con ayuda de buenas herramientas.

Una de las herramientas más útiles para esto se trata del software para call center. Gracias a esta herramienta puedes gestionar las llamadas entrantes al mismo tiempo que reorganizar a tus equipos comerciales. ¡Todo ello en remoto! Sabemos que a veces no ver a tus equipos trabajar en directo, en la oficina, delante de ti puede generar un poco de desconfianza y, por consiguiente, una cierta ansiedad a lo desconocido. Con un buen software para call center podrás trackear las acciones y conversaciones de tus empleados, así como generar estadísticas para detectar posibles fallas en los procesos.
Otra ventaja es la posibilidad de obtener números virtuales de 110 países distintos, generando esa sensación de cercanía que tus clientes agradecen cuando reciben una llamada.

La vuelta de vacaciones está marcada por un nuevo escenario laboral que ofrece a los empleados la posibilidad de trabajar unos días a la semana desde cualquier otro lugar que no sea la oficina. En resumen, la telefonía desmaterializada optimiza procesos, potencia la productividad y, por si fuera poco, supone una reducción de costes considerable.

Ya no solo hablamos de adaptarnos a las nuevas formas de trabajo sino que, además, a esto se le suma el hecho de que en 2025 la telefonía RTC, es decir, la telefonía tradicional de toda la vida dejará de existir. El año pasado Telefónica empezó a apagar las centralitas de cobre. Esto significa que, en aproximadamente 3 años

¿Aún no sabes de qué te estamos hablando? Aprovecha la vuelta de vacaciones para ponerte al día en herramientas de comunicación y empieza tu prueba gratuita ahora. ¡Descubre todas las funcionalidades posibles con nuestra demo!

Entérate de más tips, preguntas y, porqué no, algún cotilleo del sector, siguiendo a nuestro perfil de Linkedin Ringover España. Descubre más sobre el trabajo en remoto y cómo Ringover puede ayudar a facilitar la gestión de equipos deslocalizada sin disminuir en ningún momento la eficacia.